MÉXICO en las elecciones de EEUU, por Fernando Torres Graciano

11:30 Montse Romo 0 Comentarios

Foto: Vívelo hoy

México se convirtió en el centro del debate electoral en Estados Unidos, como nunca antes. 

La frontera entre México y Estados Unidos tiene una longitud de 3 mil 142 kilómetros y se traduce en un espacio de relaciones políticas, económicas y sociales que vincula estrechamente a las dos naciones.

Las cifras son concluyentes.

Los mexicanos en Estados Unidos, incluidos los de segunda y tercera generación, contribuyen con 8 por ciento del Producto Interno Bruto de Estados Unidos.

De acuerdo a la Secretaría de Relaciones Exteriores, los inmigrantes mexicanos son empresarios que generan empleos. Los mexicanos representan 12 por ciento de los inmigrantes dueños de pequeños negocios en Estados Unidos. Alrededor de 570 mil empresas en Estados Unidos, más de 1 de cada 25, son propiedad de inmigrantes mexicanos, y generan anualmente 17 mil millones de dólares en ingresos. 

En 2010, las familias encabezadas por inmigrantes indocumentados pagaron 11.2 mil millones de dólares en impuestos estatales y locales. 

México es el segundo socio comercial de Estados Unidos, el primer destino de las exportaciones de California, Arizona y Texas, y el segundo mercado para otros 20 estados. 

Aproximadamente seis millones de empleos en Estados Unidos dependen del comercio con México y cada minuto se comercia cerca de un millón de dólares. 

Las exportaciones a México crean y sostienen empleos en Estados Unidos.

De acuerdo con la Cámara de Comercio de Estados Unidos, casi 6 millones de trabajos en Estados Unidos dependen del comercio con México. 

Ambos países, mantienen lazos económicos y comerciales fundamentales para la prosperidad estadounidense.  

En su discurso antiinmigrante, el republicano Donald Trump ha tratado de negar esta realidad. 

Asegura que habrá un muro “impenetrable y maravilloso”, que logrará que México pague por él y que echará a todos los indocumentados del país. 

Advierte que deportará de manera masiva a alrededor de 11 millones de migrantes indocumentados, poniendo a todos los cuerpos de seguridad del país, especialmente las policías locales, a disposición de esta política migratoria. 

Recordemos algunas de sus frases más recientes: 

"No quiero nada con México más que construir un muro impenetrable y que dejen de estafar a Estados Unidos". 

"México no se aprovechará más de nosotros. No tendrán más la frontera abierta. El más grande constructor del mundo soy yo y les voy a construir el muro más grande que jamás hayan visto. Y adivinen quién lo va a pagar: México". 

"México no es nuestro amigo. Nos está ahogando económicamente". 

"Cuando México nos manda gente, no nos mandan a los mejores. Nos mandan gente con un montón de problemas, que nos traen drogas, crimen, violadores…". 

Este martes, los estadounidenses definirán si quieren la continuidad de los gobiernos demócratas o prefieren una propuesta basada en el racismo y la xenofobia, en la opacidad de negarse a mostrar las declaraciones de impuestos, en la amenaza de no aceptar un resultado electoral adverso, y en un personaje explosivo y autoritario. 

El sistema electoral de Estados Unidos, es complejo. 

Si las elecciones fueran decididas por el voto a nivel nacional, como en México, los 27.3 millones de votantes hispanos en edad de votar serían un bloque electoral decisivo. 

Hoy, a nivel nacional, según las últimas encuestas, Hilary Clinton lidera el voto latino con un 67 por ciento de las preferencias. 

Sin embargo, la elección se define en base al voto de cada estado, y según los analistas, la mayoría de los latinos estadounidenses viven en estados que ya se definen como mayoritariamente demócratas o republicanos.



0 comentarios: