Las "quecas" de Doña Juana

08:22 Montse Romo 0 Comentarios


bonitoleon.com: La Voz de León

Por Christian Rendón

¿Te imaginas una quesadillas de masa hecha a mano, en comal de barro, a la leña y con todo el guisado que le quieras poner, además de un café de olla, de ese que lleva piloncillo, para calmar el frío? 

En realidad no importa la temporada del año ni el clima, las “quecas” de doña Juana Rivera son exquisitas cualquier día, su chicharrón, el huevo, el chorizo y los frijoles que hace se apetecen tanto con el frío como con el calor. 

Y lo mejor es que no tienes que ir hasta una comunidad para poderlas saborear, desde hace 54 años, cuando comenzó a vender su mamá, la señora Beatriz, se han instalado cerca del Arco de la Calzada en León y en la actualidad se encuentran en la esquina de la calle Progreso del Centro Histórico de la ciudad. 

bonitoleon-700x400

Diario, desde las cinco de la mañana, doña Juana agarra sus cosas y se sube al camión que viene de San Juan de Otates, llega a dicha esquina a las 7 am a instalar su comal que prende con carbón porque dice que sino las quesadillas no saben igual. 

Se rodea de casuales con guisados y sus manos no dejan de amasar las bolas que extiende al fuego para que salgan las primeras tortillas. Del chile de molcajete ni hablar, pica pero está rico. 

Los clientes llegan desde tempranito, unos piden su café de olla primero, luego una quesadilla para calmar el hambre, la señora, para dejarlas más doradas, las pone debajo del comal, es una especialidad que muchos le piden, luego, cuando se las entrega, los comensales le ponen el guisado, la cantidad es al gusto, el chicharrón es más pedido, pues la salsa está deliciosa.

Te recomendamos:

“Yo hago las quesadillas en comal de barro y todas las demás (vendedoras) las hacen doradas, de la masa yo compro el maíz y luego lo voy a dejar al molino y otro día paso lo preparo y por eso agarran un sabor distinto”, comentó. 

Doña Juana es la segunda generación que vende quesadillas, se pone de lunes a sábados y se quitan ya en la tarde hasta que se va el último cliente, pues le gusta dejarlos bien llenitos y sin hambre con sus ricos guisados ¡Tienes que ir, pues además, le gusta bromear!


0 comentarios: