El burro de oro, un cuento de Bonito León.

10:35 Berenice Morales 1 Comentarios

Historias de gente leonesa, cuentos que se acuerdan de nuestra cultura, tu vida solo en Bonito León. Resulta que por los años 40's del siglo XX, vino a la ciudad de León a comprar zapatos un viejecito de pies toscos, curtidos por el tiempo, por el andar descalzo y por el polvo de las calles de su pueblo. Eutiquio era su nombre, y Tiquio lo llamaban pocos amigos, porque familia no tenía.

Cuentos de nuestra ciudad, Cuentos de León Gto, historia y tradición, Historias y Leyendas, cuentos de mexico, León Guanajuato, Leon,

Desde joven y analfabeta como era, consiguió trabajo de velador en una fábrica de veladoras pues la luz eléctrica todavía poca gente la usaba.

ENCUESTA1
El decía: "Pos de que mas voy a conseguir chamba si soy un burro, mira, si ni siquiera se ler", así lo decía, con una sola "e", pasaron los años y Tiquio siguió de velador, de soltero, de analfabeta y descalzo.
De ser velador estaba orgulloso, de seguir soltero estaba resignado, ser analfabeta no le importaba y, no tener dinero para unos zapatos, eso si le dolía. 

Un buen día para muchos, pero no para Tiquio, llegó un nuevo jefe a la fábrica y al ver que las ventas de veladoras decrecían, hizo recorte de personal, y claro, a los analfabetas fue a quien despidió primero. Tiquio dijo: "Pos si, como este desgraciado si es letrado, nos corre a los burros".

Eso sí, el nuevo jefe fue justo y a Tiquio por sus más de 20 años de trabajo le tocó buen dinerito. Nunca había visto nuestro amigo tanto dinero junto y en lo primero que pensó fue ¡Me compraré unos zapatos bonitos! Ese mismo día Tiquio se fue a las dos zapaterías del pueblucho, estaba enojado por no haber encontrado unos que le quedaran pues tenía la pata muy gorda.






1 comentario: