Leyendas de León: El arroyo del muerto

09:59 Bonito León 0 Comentarios

Foto: Panoramio
En el año de 1826, quince años después del grito de independencia y seis años de que la villa de León fuera elevada al rango de ciudad, sucedió en el barrio del Coecillo, muy cerca del arroyo que desembocaba en el Río de los Gómez a la altura del mercado de Santiago un hecho que consternó a la gente.

Cuenta la leyenda que el día 5 de junio del año referido, Inés, una linda muchacha que vivía en ese barrio, se encaminaba rumbo al mercado de santiago cuando inesperadamente es alcanzada por un tipo que la pretendía pero ella no correspondía pues, precisamente esa noche iba a ser pedida en matrimonio su novio bienamado Santos Ramírez. El osado tipo, le quiso robar un beso a Inesilla de manera muy violenta, y ella indignada le asesta una tremenda cachetada y aprovechando el descontrol de su atacante se va corriendo.

Un poco más adelante se encuentra a su prometido, quien al verla agitada y desaliñada, le pregunta: ¿Pero qué te ocurre mi amor? A lo que ella jadeante contesta: otra vez ese tipo que me molesta a cada rato … míralo, ya viene bien enojado porque la acabo de pegar. 

Te recomendamos:

Y llegando el malvado donde la pareja se hace de palabras con Santos empezando una encarnizada pelea a puñetazos, era una pelea muy pareja pero como la edad de acosador era mayor, a éste le empieza a vencer el cansancio físico, quién en una caída al suelo, lanza a los ojos de Santos una puño de tierra donde aprovecha para huir y al recargarse en un muro de adobe, encuentra una alcayata y con ella en sus manos regresa y de un tremendo golpe dejó clavado en el pecho de santos arrancándole la vida casi al instante.

Los curiosos que habían estado observando persiguieron al asesino para lincharlo pero éste como alma que lleva el diablo corrió hasta perdérseles de vista.

Cuando encontraron a Inesilla como enloquecida con el cuerpo de Santos en su regazo y sin llorar le decía lastimosamente a Santos, ya cadáver: Santos mi amor mío, ésta noche te esperaba en casa pidiéndome mi mano… pero nunca me imaginé tenerte tendido por defender mi amor.

Pasaron dos meses del trágico suceso y un día, en el lecho del arroyo apareció misteriosamente un hombre muerto… era nada menos que el malvado que le quitó la vida a Santos.

La verdad nuca se supo cómo el cuerpo del malvado volvió al Coecillo, nunca nadie lo vio, la gente afirma que volvió por su propio pie y que el ánima de Santos que vagaba por esos lugares, se le apareció y lo mato del terror ya que solo tenía en su rostro un rictus de espanto. 

Después de 5 años fue construido un puente que fue nombrado “Puente de la Independencia” y más tarde fue nombrado el puente del Coecillo, pero hoy han pasado casi 200 años y la gente lo conoce como el “Puente del arroyo del muerto”.


0 comentarios: