La evolución de la curtiduría en León. Parte 1

09:40 Montse Romo 0 Comentarios


La bonanza minera de Guanajuato durante el siglo XVIII, trajo un incremento en la población, que demandaba mayor cantidad de insumos: alimentos, herramientas, vestidos, etc. Por otro lado, los trabajos realizados en las minas también requerían otro tipo de productos, animales para la carga, bolsa de cuero para el desagüe, cubetas de cuero para el acarreo de metal, sombreros o cascos para la protección del minero, entro otras. 

Gracias a esta coyuntura, la Villa de León se convirtió en uno de los principales abastecedores de Guanajuato de la comarca. Contaba con los elementos necesarios para su desarrollo económico: agricultura, ganadería, comercio, las incipientes manufacturas y, lo más importante, gente con deseos de trabajar. 

A mediados del siglo XVIII, el número de manufacturas que se encontraban establecidas era importante, el gremio más numeroso lo encabezaban los zapateros, que junto con los tejedores, arrieros y agricultores, hacían que León se perfilara como el centro manufacturero, comercial y agrícola más importante del Bajío. 
En el siglo XIX la industria textil y del cuero experimentarían una transformación que sería determinante para el desarrollo económico de León. Ante esta coyuntura, el gremio curtidor encontró en León terreno propicio para desarrollarse: al parecer desde 1765 estaba organizado como tal, al igual que los tejedores. 

En el Barrio Arriba, según la vieja tradición, se instalaron pequeños talleres de curtiduría y la zapatería, desde el siglo XVI. La instalación de talleres de curtiduría en esta zona se puede inferir al paso del arroyo Machigües, pues durante el procesamiento de los cueros el agua es de suma importancia. 

Otro factor que contribuyó al desarrollo de la industria curtidora fue el empuje que recibió en la primera mitad del siglo XIX por parte del entonces jefe político, Julián de Obregón, quien hizo venir de Puebla, artesanos que enseñaran oficios a los habitantes de la ciudad. Se puede decir que estos artesanos eran llamados “maestros de oficios”, ya que León ya tenía otro modelo de producción. 

A finales del siglo XIX, industriales franceses dieron gran impulso a la industria curtidora de León, mediante métodos nuevos para curtir cueros para suelas, al transmitir sus conocimientos a algunos curtidores. Un ejemplo fue la tenería La Francesa de Guillermo Lohirigoyen, dicha curtiduría estaba ubicada en lo que ahora es el Instituto Mayllen...

Sigue al pendiente de nuestras publicaciones ya que muy pronto te traeremos la segunda parte de esta historia.



Información tomada del AHM


0 comentarios: