Historia de la plaza de Bonito León.

09:29 Berenice Morales 0 Comentarios

Antes del Imperio de Maximiliano la plaza de León era un perímetro cuadrangular limitado al poniente por la iglesia parroquial y convento y clerical, el norte por varias casas particulares, lo mismo que al oriente con portales de ambos lados.


El centro de la plaza estaba pavimentado con piedra y cuatro hileras de fresnos formaban un rectángulo más pequeño que el de toda la plaza marcando el tránsito de coches, y bestias de carga o de montura, dentro de ese cuadrilátero limitado por los fresnos solían poner sus sombras de petate, a guisa de grandes paraguas los vendedores de fierros viejos, zapatos y otras mercancías.

Te recomendamos:
Los principios de Bonito León en fotos

Los fresnos eran un adorno regio, árboles seculares plantados, que eran respetable herencia de la época colonial, orgullo de la ciudad y contento de los muchos que a su fresca sombra podían burlar los calores de una tarde de calor.


Durante el Imperio se hizo que los comerciantes que ocupaban el centro de la plaza lo desalojaran, y se plantó allí un jardín. En el tiempo de Maximiliano se dio a la plaza el nombre de Plaza del Emperador, y a la contigua que después ocupó el mercado, la Plaza de la Emperatriz, en lugar de la plazuela a secas que antes le daban. Fácil es comprender que aquellos nombres no duraron más que el efímero gobierno del príncipe austriaco; restablecido el de Juárez la plaza principal tomó el nombre de la Constitución. 

Con información de: Archivo Histórico.


0 comentarios: