Leyenda "Inundación del 1888 y el milagro del Yermo"

11:37 Bonito León 0 Comentarios

Era una noche lluviosa en la hacienda de Jalmolonga, Edo de México. Una joven madre alimentaba a su hijo recién nacido en su habitación. Estaba tan contenta atendiendo a su bebé que no se percató de que una enorme víbora entró por su ventana.
La víbora se deslizaba lentamente por la habitación donde se encontraba la mujer con su hijo, al darse cuenta, la mujer levantó y cubrió a su bebé entre sus brazos para protegerlo. José María Yermo y Parres sobrevivió esa noche gracias al amor de su madre. 
33 años más tarde José María ya era capellán en un barrio muy pobre, de esos lugares donde dice la gente que no pasó dios, hasta el  mismo José María suplicaba por una señal que le indicara quedarse.
Una tarde caminaba por la calle del río cuando vio que unos cerdos atacaban a un recién nacido y fue justo ahí, en esa escena tan sangrienta, el padre Yermo recibió la señal que esperaba y decidió abrir una casa para ayudar a los niños y ancianos que lo necesitaban.

La inundación de 1888 en la ciudad de León Guanajuto dejó miles de personas con hambre y sin hogar, situación que para muchos era preocupante ya que no había recursos, la fe del padre Yermo era grande y les decía "Dios proveerá", y lograron atender a la gente. siendo este el milagro que lo convirtió en Santo, otorgándole el titulo de "El gigante de la caridad".

Redacción: Monserrat Romo. 
bannerblg


0 comentarios: